Jue. Feb 9th, 2023

    Las élites de Davos como el poder chino sueñan con él: olvidar el 2022, sus confinamientos, sus barcos que se quedan en el muelle, sus fábricas que, en el mejor de los casos, están al ralentí, sus centros comerciales cerrados y sus aeropuertos desiertos, para recuperarse mejor y para que China vuelva a ser, en 2023, uno de los principales motores del crecimiento global.

    Las estadísticas publicadas el martes 17 de enero demuestran que el camino será difícil. En 2022, el producto interno bruto (PIB) de China creció solo un 3%. El peor dato desde 1976, con excepción de 2020 (2,24%), marcado por la parálisis del país en el primer trimestre. Lejos, sobre todo, del objetivo anunciado en marzo de 2022, que era «alrededor del 5,5%». Tras un crecimiento –en un año– del 4,8% en el primer trimestre, del 0,4% en el segundo, del 3,9% en el tercero, China acaba con un aumento de la actividad –todavía superior a un año– del 2,9% en el cuarto trimestre.

    Por lo tanto, en 2022, el crecimiento chino estuvo en sintonía con la economía mundial. Por primera vez en décadas, por lo tanto, no desempeñó su papel como locomotora. Por el contrario, a otros países emergentes les ha ido mucho mejor, siendo aún más el resto del mundo el que ha impulsado a China, con un crecimiento de las exportaciones del 10,5%, mientras que las importaciones no sólo han aumentado un 4,3%. Resultado: el comercio exterior registró un superávit récord de 5.863 mil millones de yuanes, o más de 800 mil millones de euros (en comparación con 597 mil millones de euros en 2021). Digan lo que digan, el desacoplamiento de las economías está lejos de ser obvio.

    Desempleo urbano en aumento

    Por otro lado, enclaustrado en casa debido a la política de Covid cero, el consumidor chino se ha mantenido frugal. Las ventas minoristas de bienes de consumo incluso cayeron un 0,2% durante el año. Si, en conjunto, la inversión cayó un 5%, se debe principalmente a la inversión (pública) en infraestructuras (+9,4%) y manufactura (+9,1%). Como era de esperar, el sector inmobiliario colapsó (−10 %), las ventas de espacios comerciales incluso se desplomaron un 24 %.

    Lea también: China, el país más poblado del mundo, ha visto disminuir su población por primera vez en más de sesenta años

    Otra consecuencia lógica de este bajo consumo: el desempleo urbano cayó del 5,1% en diciembre de 2021 al 5,5% en diciembre de 2022 (para los jóvenes de 16 a 24 años cayó un 14,3% hasta el 16,7%). Por su parte, la inflación se mantuvo bajo control, con un aumento del 2% en los precios al consumidor.

    En 2022, el costo de los gastos relacionados con la estrategia cero Covid ha sido fenomenal. Solo la provincia de Guangdong (126 millones de habitantes, o un poco menos de la décima parte de la población china) ofrece los suyos por 146.800 millones de yuanes en tres años: 30.300 millones de yuanes en 2020, 45.400 millones en 2021 y 71.100 millones en 2022. aumento exponencial que dice mucho de la máquina infernal en que se había convertido la política Covid cero para el gasto público, y que explica en buena medida el abandono de esta última, el 7 de diciembre de 2022. Sobre todo porque consistía principalmente en test y medidas policiales para aislar barrios, incluso ciudades, estos gastos no pueden ser calificados como inversiones.

    Te queda el 47,41% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.