Jue. Ene 26th, 2023

    Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC) diseñaron y desarrollado un complejo formado por tres moléculasincluido el antimicrobiano ciprofloxacina, que mejora la eficacia de los antibióticos actuales y abre la puerta a crear nuevos tratamientos antimicrobianos.

    La investigación, que publica la revista ‘Communications Biology’, no sólo ha conseguido mejores antibióticos conocidos para que sean más eficaz en la dosificación de más pequeñassino que ja mejorado en establecimiento y reducción de la toxicidadsegundo investigador del IBEC y catedrático de la Universidad de Barcelona (UB), Eduard Torrents, que dirigió el trabajo.

    La urgente necesidad de tener nuevos antibióticos que podrían atacar a las bacterias que son resistentes y han impulsado a los investigadores del IBEC a diseñar nuevas funciones para antibióticos y conocidos o en desuso por toxicidad.

    Con la colaboración del Instituto Jozef Stefan de Eslovenia, los investigadores del IBEC han explorado esta opción a través del diseño y desarrollo de un complejo formado por tres moléculasentre ellas el antimicrobiano ciprofloxacina, un nuevo formato de fármaco que mejora la eficacia de los antibióticos actuales.

    Según Torrents, una forma sencilla y económica de rediseñar viejos antibióticos se incluyen en complejos capaces de modificar algunas de sus propiedades, como solubilidad, la estabilidad, la biodisponibilidad y la permeabilidad, «que son basices para que sean efectivos contra las bacterias».

    Más interacción del fármaco

    En este contexto, los investigadores han conseguido crear un nuevo complejo ternario en el que el antibiótico ciprofloxacina se encuentra sobre la superficie hidrófila de la ciclodextrina a través de un aminoácido, la arginina, que actúa como entrelazante entre dos moléculas.

    Durante la investigación, han comprobado que este nuevo complejo intensifica la interacción del fármaco con las membranas de las bacterias y aumentando su biodisponibilidad en el interior celular, mejorando así su eficacia antimicrobiana y su perfil de seguridad.

    «Su liberación que se produzca de forma más controlada permitiste eso, estafa menos cantidad, tenga mayor efectividad. Tanto, el tratamiento resulta menos tóxico para las organizaciones», ha asegurado Torrents.

    “Nuestro sistema de rediseño puede reducir la toxicidad o aumentar la capacidad de penetración de muchos antibióticos que se utilizan desde hace décadas y que están en desuso”, ha añadido el líder de la investigación, que remarca que, de esta manera, “podemos aprovechar lo que ya tenemos y darle un nuevo uso, mejorarpara conseguir los tratamientos antimicrobianos eficaces que necesitamos con urgencia».

    Puerta abierta a más estudios

    noticias relacionadas

    El investigador opinó que se sostiene que Disponer de más estudios para explorar todas las posibilidades disponibles habrá un aumento en la biodisponibilidad de los fármacos que se conocen, incluida su capacidad para aliviar los efectos que actualmente es resistente a los antibióticos tradicionales.

    «Productos con un químico simple, que no requiere un alto nivel de tecnología y que es altamente economicaeste tipo de complejos podrían convertidor se en herramientas muy prometedoras, capaz de animar a la industria farmacéutica, ya que la falta de antibióticos eficaces en todo el mundo cada vez es más preocupante”, concluyó Torrents.