Jue. Feb 9th, 2023

    Antes de viajar al pueblo australiano de Coober Pedy, al norte de Adelaide, el fotógrafo Mattia Panunzio tuvo que esperar seis meses. En verano, el termómetro marca los 50°C, lo que le obliga a posponer su proyecto de ir a apoderarse de este lugar desértico, tan alejado de la civilización que fácilmente pasaría por un escenario occidental. Entonces, un día de junio de 2022, con las temperaturas menos abrasadoras, llegó el momento. El italiano de 30 años, que vive en Sydney desde 2019 durante “ver más grande” que en Roma, su ciudad natal, y «navegar más a menudo», luego alquiló un coche y se fue. «Uno de los viajes más bonitos de mi vida», él saborea.

    Durante horas, a lo largo de cientos de kilómetros, se deshizo en las regiones áridas del sur de Australia y condujo, solo, hasta un aparcamiento abandonado a la entrada del pueblo. Fue allí donde comenzó una estadía de unos diez días durante los cuales Mattia Panunzio marcó, con una cámara digital Sony, Coober Pedy, una ciudad asombrosa, famosa por sus minas de ópalo durante un siglo. Sus 1.500 habitantes viven allí en casas trogloditas, al abrigo de un clima riguroso, agobiado por el polvo y el calor. Si en el exterior se ubican el supermercado, el campo de golf y el club de tiro, los habitantes han construido un bar y dos iglesias bajo tierra. En Coober Pedy, parte de la vida es clandestina.

    manejado con cuidado

    Se trata de un adolescente de 14 años de quien se dice que desenterró un ópalo por primera vez en 1915, mientras regresaba a la roca con la esperanza de encontrar oro. Compuestos de esferas de sílice entre exigentes vetas talladas en agua durante miles de años, los ópalos difractan la luz blanca y la descomponen en los colores del espectro, dando la impresión de una piedra mágica, casi irreal, jaspeada azul, verde, malva, naranja y a veces rojo. Durante mucho tiempo se consideró maldito, asociado a la mala suerte y excluido de las colecciones de joyería. La culpa, dicen entre los joyeros, es Ana de Geierstein (1829), novela del escocés Walter Scott, quien asoció el ópalo con la muerte de una de sus heroínas.

    Poco a poco, la piedra ganó respetabilidad. Hoy, por el contrario -el fenómeno va en aumento a medida que los diamantes, rubíes, zafiros y esmeraldas se vuelven más raros-, los ópalos son codiciados por los joyeros, desde los más comunes (blancos o grises) hasta los más preciados (los azulados salpicados de un verde casi fluorescente). , las negras o las raras que forman vetas rojas). Los creadores más atrevidos de la Place Vendôme, en París, el epicentro de la joyería mundial, como Victoire de Castellane en Dior, Claire Choisne en Boucheron o Elie Top, están locos por variedades singulares para condimentar adornos ácidos, pendientes venenosos, anillos psicodélicos. Y deberías haber visto, durante la presentación de su última colección de alta joyería, Beautés du monde, en junio de 2022, en Madrid, la formación que Cartier, líder del sector, impartió alabar la calidad de sus ópaloscon muchos videos de realidad virtual.

    Te queda el 47,59% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.