Lun. Mar 20th, 2023

    gramocarrera a los debates recientes sobre las pensiones, finalmente está saliendo a la luz un objetivo importante, pero nunca declarado, de la mayoría de los gobiernos franceses durante más de veinte años: pasar de un sistema de pensiones de tipo bismarckiano a un sistema beveridgiano. Estos dos sistemas difieren económicamente, pero también políticamente. En materia económica, un sistema bismarckiano (Otto von Bismarck, 1815-1898, Canciller de Alemania) es neutral en el sentido de que redistribuye de unos a otros: las contribuciones como los beneficios son proporcionales a los salarios; para la mayoría de los jubilados, las pensiones del sistema constituyen la mayor parte de sus ingresos.

    En cambio, en un sistema beveridgeano (William Beveridge, 1879-1963, economista británico), sólo se garantiza universalmente una pensión mínima, financiada con impuestos. Quienes quieran ahorrar más de forma individual o colectiva (a través de fondos de pensiones). Políticamente, el sistema beveridgiano separa a las clases trabajadoras, únicas dependientes del sistema y beneficiarias de una cierta redistribución, de las clases medias, unidas a los más ricos en la gestión financiera de sus ahorros. Por el contrario, el sistema bismarckiano reúne a las clases populares y medias con vistas al buen funcionamiento de la distribución, pero también a los empresarios y empleados, que cogestionan el sistema.

    En Francia, como en varios países, el sistema de pensiones ha funcionado sobre la base de reparto desde 1945, debido al colapso del valor del capital durante las guerras mundiales y la crisis de la década de 1930. media a prefieren un sistema de pensiones socializado y casi universal: incluso las profesiones liberales, en un principio hostiles, terminaron por incorporarle profesionales, y las negociaciones entre planes con distintas situaciones demográficas llevaron a una progresiva homogeneización que reforzó la adhesión al sistema. La reforma propuesta por el presidente Macron también pretendía aumentar esta homogeneidad.

    Capitalización

    Pero la marea ha cambiado: con el pretexto de luchar contra el desempleo, los gobiernos han reducido las contribuciones y compensado el déficit con impuestos asignados. El Estado toma así el control del seguro de pensiones e impone un conjunto de transformaciones. Por un lado, al generar déficit sin ajustar las cotizaciones, se encontró con una presión a la baja sobre las prestaciones. Por otro lado, al asimilar las contribuciones a los impuestos, despierta el temor de todos aquellos que han sido sancionados con los impuestos. Finalmente, al sugerir que el rendimiento financiero individual del sistema es bajo, da esperanza a quienes tienen los medios para beneficiarse de los instrumentos de capitalización.

    Te queda el 29,75% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.